La antorcha olímpica llegó este miércoles 8 de mayo a territorio francés, al que entró por el puerto de Marsella tras haber viajado en un mítico velero desde Grecia. “Es algo que hemos estado esperando durante mucho tiempo”, dijo el organizador, Tony Estanguet, refiriéndose a los 100 años desde la última vez que París organizó este evento. “Los Juegos vuelven a casa”, agregó. El honor de ser el primer portador de la antorcha recayó en el nadador cuatro veces ganador de medallas olímpicas Florent Manaudou.

 

La llama olímpica de los Juegos Olímpicos de París-2024 llegó a suelo francés tras desembarcar en el puerto de Marsella después de haber viajado desde Grecia a bordo del Belem, un velero con más de un siglo de historia.

Francia, que también fue anfitriona en 1900, se considera el corazón del movimiento olímpico moderno después de que el aristócrata francés Pierre de Coubertin reviviera la idea de los Juegos tal como los practicaban los griegos hasta el siglo IV a.C.

Después de la edición de Tokio 2021 afectada por el Covid, y los Juegos del 2016 , plagados de corrupción, los Juegos Olímpicos de París se consideran un momento importante para el espectáculo deportivo.

 

Una vez atracó el barco, Manaudou descendió con la antorcha en sus manos y dio el primer relevo a la atleta paralímpica Nantenin Keïta, la cual se la pasó al rapero Jul, que fue el encargado de encender el pebetero que marca la llegada del fuego olímpico, encendido el pasado 16 de abril en Olimpia.

El gran desfile marítimo que acompañó la llegada de la llama olímpica a Francia comenzó el miércoles 8 de mayo en el puerto de Marsella con un millar de barcos escoltando a la embarcación de tres mástiles que porta la llama olímpica.

 

 

Llegó en la tarde hora local al puerto, donde aguardaban unas 150.000 personas, cien años después de los últimos Juegos Olímpicos de verano en Francia.

El presidente francés, Emmanuel Macron, está al frente de la ceremonia, que coincide con la festividad en Francia por el aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial y que se desarrollará en medio de unas ingentes medidas de seguridad que servirán también de ensayo para las que tendrán lugar durante los Juegos

Bajo un cielo luminoso y un mar en calma, el Belem, el barco que llevaba la antorcha, fue avistado a primera hora del miércoles frente a la costa de Marsella.

 

 

Los organizadores esperan que el primer espectáculo público, apenas 79 días después del inicio de los Juegos, ayude a generar entusiasmo después de una discusión sobre los precios de las entradas y las preocupaciones sobre la seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sixteen + 1 =